Taller de sombras en la A.A.A.

Desde el 25 de enero inicie un taller de teatro de sombras para jóvenes y adultos en la Asociación de Artistas Aficionados. Como herramienta pedagógica, uso un cuaderno donde cada uno tiene que anotar reflexiones, preguntas o descubrimientos sobre el proceso. Cada vez que la utiliza, la escritura se revela como un recurso valioso para desarrollar reflexión y distancia sobre un proceso de aprendizaje o de creación. ¡También me permite conocer un poco más a mis alumnos y alumnas! Aquí comparto algunas de sus impresiones que surgieron en los primeros talleres.

1 clase Cesar

"Mientras estábamos echados Marie-Eve caminaba alrededor del foco y su sombra en la penumbra podía crecer muchísimo. Hay algo en las sombras de las personas que, en un cuarto como este, lo hacen sentir niño a uno. Creo que lo que mas me gusta de las sombras es que son mudas. No tienen tantos detalles que estorben, como a veces pasa con las personas: son específicas. Y puede que asusten un poco, también.
Dice Marie-E
ve que lo primero que hacen los niños al jugar con sombras es pelearse. Yo lo primero que hice fue intentar comerme la cabeza de alguien.
Me pregunto si tengo una sombra interesa
nte. Pero habrá que resignarse al hecho de que uno mismo nunca podrá ver su propia sombra de perfil, por ejemplo...
Carl Jung habla sobre el concepto de la sombra (la psicología no la física).
Tras esta primera clase, la confirmación de algo que ya sospechaba: el trabajo con sombras, como casi tod
o, exige de mucha práctica. Solo que parece fácil-esa es parte de su belleza, supongo-pero no es algo que uno vaya a dominar en 12 sesiones. Siento curiosidad por lo que vendrá."

2 clase Yasmin








"Entrar en el taller ha sido algo que salió de improvisto... Mi hermano fue el que me lo recomendó y yo acepte entrar porque es algo distinto, y siempre es interesante aprender cosas nuevas.
Cuando llegue no sabia lo que nos enseñaría ni me lo imaginaba, pero poco a poco voy descubriendo lo mucho que se puede apren
der haciendo sombras y sobre todo que requiere mucha practica...
En la primera clase me gusto cuando estábamos echados en el suelo con la luz muy baja, porque recordé mi niñez. Cuando comenzaron los trabajos detrás
de la pantalla me puse algo nerviosa, lo cual no me permitió hacer un buen trabajo. En la segunda clase siento que me fue mejor. "

3 clase Jesus

"Lo que mas me llama la atención es que las clases se desarrollan en penumbra, casi a oscuras. Cuando estuvimos en el salón y nos dicen que nos recostemos en el piso, fue un recuerdo de mi infancia. Cuando siempre quería ganarla a mi sombra o engañarla; nunca lo logre.
En las diferentes prácticas que realizamos con los demás compañeros tenemos que comunicar con nuestras sombras, creo que es como conocernos sin hablar. Trabajar con sombras a la luz de la vela me pereció fantástico, podías mover la vela en diferentes direcciones y con ello modificar la sombra del objeto, deformar, agrandar es decir muchas cosas que quedaron para explorar.
La imaginacion de mis compañeros enriquece mi aprendizaje."

1 comentario:

Carla dijo...

Maria Eve, aunque ya te lo he dicho personalmente, quiero reiterarte mi admiración y respeto por el trabajo artístico que vienes realizando; denota mucha sensibilidad. La presentación que hicieron en FITECA, me despertó la chispa onírica e infantil que a veces el teatro convencional no me provoca sentir. De verdad gracias por tu entrega y tu aporte al teatro y al público peruano.